Quedarse en casa es la medida más adecuada para evitar la transmisión del COVID-19, pero en consecuencia, esta medida perturba la vida tal y como la conociamos. Nuestro estilo de vida cambia, nuestras relaciones sociales son diferentes,ya no podemos estar en la terraza de un bar tomamos el sol con una cerveza en la mano.Ahora, tenemos que conformarnos con compartir el aperitivo a través de una videollamada. Y es natural que sintamos miedo o estemos ansiosos ya que no estamos acostumbrado a esta situación.

Un aislamiento prolongado como el que estamos viviendo, puede tener consecuencias tanto a nivel mental como físico. Y una de las razones es, por la falta de luz solar.

Todo ser humano responde a ciclos de luz solar, intrinseco a nosotros tenemos como un pequeño reloj (llamado ritmos circadianos) que nos despierta cuando sale el sol y hace que nos entre sueño cuando ya ha anochecido. Pero claro, en este periodo de cuarentena en el que la luz natural se reduce, nuestro ritmo circadiano puede verse fácilmente alterado y con ello, funciones importantes para nuestro organismo.

La función del ritmo circadiano es dar respuesta molecular y biológica a circunstancias ambientales (luz natural) como internas ( por ejemplo el estrés).

Es por esta razón por la que la cantidad de luz natural influye en nuestro estado de ánimo, en nuestra energía y por tanto en nuestras ganas de hacer algo más que estar sentado en el sofá, literalmente, todo el día.

Cómo tener un estilo de vida saludable durante la cuarentena?

  • Mantén un horario

Parece absurdo tener que nombrar que se ha de estar [email protected] durante el día para poder dormir durante la noche. Pero así es, al inicio del confinamiento quizá dormías la siesta como un sábado más o te apetecía levantarte más tarde como aquellos domingos de los solo tener planeado sofá, manta y peli. Sin embargo esto no debe convertirse en un habitual, debes seguir tu reloj biológico sobre el que antes basabas tu rutina. Es decir, si antes te levantaba a las 8 y te acostabas a las 11 intenta mantener esa costumbre más o menos. Ya que de lo contrario puedes tener problemas de salud, como por ejemplo el insomio.

  • Elabora rutinas diarias

Por ejemplo haz una rutina de ejercicios, mantén la higiene tanto tuya como la de casa. Y ahora que tienes más tiempo, haz recetas más elaboradas y saludables… y reserva un tiempo para hablar con tus seres queridos.

  • Aprovecha la luz del sol todo lo posible 

Por las mañanas es vital abrir las persianas, correr las cortinas y que entre el máximo de luz posible, esto te animará y ayudará a que te sientas mejor.

Si en tu casa no entra mucha luz natural existen lámparas de luz diurnas que ‘ imitan la luz natural’. Estás son muy usadas en el Norte de Europa.

  • Toma vitamina D de forma natural

La falta de vitamina D, es una consecuencia de la ausencia de luz solar. Esta vitamina se sintetiza en la piel a través de una enzima precursora con la acción de los rayos ultravioleta. En ocasiones la falta de esta vitamina puede producir cansancio, dolor o debilidad muscular.

Para evitar el deficit de vitamina D podemos aumentar la ingesta de:

  1. Pescado azul: salmón, boquerón, sardinas, caballa o atún.
  2. Setas y champiñones.
  3. Marisco
  4. Hígado
  5. Huevo
  6. Aguacate
  7. Cereales no refinados
  8. Leche

Estos son alguno de los consejos que nos pueden ayudarr a combatir el desánimo por no salir a  la calle a que nos dé el sol… pero todo llegará.

Un saludo a [email protected] y mucho ánimo!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!
Recuerda que puedes seguirnos en nuestras redes sociales: Facebook y Instagram.
Si tienes otra duda, ¡no dudes en preguntarnos!